SANTA BRÍGIDA en Galaroza

En todo el centro del pueblo de Galaroza, emerge una pequeña colina coronada con una pequeña ermita, que es visible casi desde cualquier rincón de la localidad: La ermita de Santa Brígida.

De por sí, el pueblo de Galaroza tiene muchos rincones que hacen que merezca la pena visitarlo. Pero hoy nos vamos a centrar concretamente en uno de ellos que nos permitirá disfrutar de un paseo extraordinario, para llegar a una pequeña loma desde la que podemos descubrir no solo la localidad, sino de gran parte del valle del rio Múrtigas.

Aunque la subida se puede realizar en coche, recomendamos encarecidamente aparcarlo en las calles aledañas y subir dando un pequeño paseo. Éste discurre por la calle Santa Brígida en pleno centro urbano de Galaroza. Una calle, como cualquier otra del pueblo, que da acceso a varias viviendas.

En un primer momento la fuerte inclinación de la vía nos puede  “echar para atrás”, literalmente, sin embargo es solo el comienzo de la calle y después la pendiente se suaviza, aunque siempre es cuesta arriba.

Pasada las viviendas del primer tramo nos encontramos con un paseo, adornado con faroles y dotados de algunas bancadas de piedra donde podremos hacer alguna pausa y sobre todo disfrutar de las vistas del pueblo,fundamentalmente en su margen derecha.

Pasaremos por algunas pequeñas huertas, hasta por algunos establos con algún caballo u otros animales domésticos, hasta los perros están tan acostumbrados  a ver a  los paseantes que ya ni se molestan en ladrar.

La subida no son más de doscientos metros, que se pueden recorrer sin problemas, independientemente de nuestra condición física. Al llegar a lo alto, lo primero que nos encontraremos será una fuente de agua recientemente restaurada y una pequeña explanada donde se encuentra la ermita de Santa Brígida.

La Ermita es de difícil integración en algún estilo arquitectónico concreto, más bien corresponde a un estilo “Popular” de la época de la reconquista y la posterior repoblación de la comarca. Algunos autores la datan del siglo XIII y destaca un peculiar ábside troncocónico.

En su interior se puede apreciar un retablo  con cierto estilo churrigueresco, donde se encuentra la imagen de Santa Brígida.

Al inicio esta ermita se dedicaba a San Ginés que es el patrón de las viñas, sin embargo a medida que el cultivo de viñas fue cayendo en la zona y se fue sustituyendo por huertas de frutales se cambió la advocación a Santa Brígida, patrona de este los huertos frutales.

Alrededor de la ermita existen diversos bancos de madera que nos permitirán descansar del pequeño paseo, pero sobre todo nos permitirá admirar el paisaje tan maravilloso que se divisa desde allí.

Y no solo de la bella estampa de Galaroza vista desde las alturas, sino como hemos comentado antes, de todo el valle del Murtigas, y de otros lugares de interés como Jabugo, el Cerro de San Cristobal, etc.

Los domingos de Resurrección es el día que se saca en procesión a la patrona para bendecir a las diferentes huertas. Los “Cachoneros y las Cachoneras” como se llaman a los habitantes de Galaroza, suben a pasar la tarde en los alrededores de la ermita para comer el “Huevo y el Bollo” con el tradicional huevo de pascua pintado y un buen bollo de pan.

También desde hace unos años se aprovecha la ermita y los alrededores para recrear un Portal Viviente de Belén, con su nacimiento y todos los detalles típicos, en el que participan los vecinos y vecinas del pueblo. Este “Belén” poco a poco está siendo reconocido y cada vez recibe más visitas y merece la pena aprovechar las vacaciones de navidad para darse una vuelta y disfrutar del ambiente navideño y de las espectaculares vistas.

¿CÓMO LLEGAR A LA ERMITA DE SANTA BRÍGIDA?

Galaroza se encuentra en el corazón de la sierra de Aracena y los Picos de Aroche, al pie de la carretera que une Sevilla con Lisboa (N-433), que, como ya hemos comentado muchas veces, es la arteria principal de la Sierra de Huelva. Podemos acceder desde la N-435 en el cruce con la N-433 o venir directamente desde Aracena por esta carretera. Como siempre recomendamos dejar el coche aparcado y hacer los recorrido a pie, porque el tamaño de los pueblos invita a recorrerlos caminado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *