MATALASCAÑAS: Escapada Fin de Semana (parte IIª)

Después de pasar un día fabuloso en la Playa de Matalascañas nos toca disfrutar de Doñana y de su entorno. Además disfrutando de la cultura del vino visitando una bodega familiar e histórica del Condado que mantiene una producción artesanal.

MATALASCAÑAS: Escapada Fin de Semana (parte IIª)

Cerramos el anterior articulo del fin de semana en Matalascañas aconsejando disfrutar de una magnifica puesta de sol en el faro de Torre la Higuera y una espléndida cena el Restaurante los Pepes. Os proponíamos que os recogierais relativamente pronto porque, como bien dijimos en el pasado artículo, una retirada a tiempo por la noche es una victoria asegurada por la mañana.

Por la mañana vendrán a recogernos los compañero de Adivine Tours and Wine (En principio ellos os recogerán en el hotel o en otro punto que más os pueda interesar desde el punto de vista logístico)

Desde allí y en el vehículo de la propia empresa comenzará la excursión que teníamos contratada que bajo el título de TOUR ENTRE COPAS DE PINOS Y VIÑAS, nos mostrará dos ecosistemas totalmente diferentes del Parque Nacional de Doñana y concluye con la visita a una de las bodegas más emblemáticas de todo el entorno de Doñana.

La primera parada del Tour se realizará en el Palacio del Acebrón, uno de los centros de recepción de visitantes que el Parque tiene establecidos.

El Palacio del Acebrón es un edificio singular que sorprende a todos los visitantes, ya que es totalmente diferente a todos los edificios de la zona y poco o nada tiene que ver con las casas palacios o cortijos que se encuentran distribuidos por otras zonas del Parque Nacional.

Este singular edificio de difícil catalogación arquitectónica fue construido por Luis Espinosa Fontdevilla a medidados del siglo XX en la que fuera su finca en la Rocina. Heredero de una de las familias vinateras más ricas de Almonte, don Luis mandó construir este palacio para mostrar a todo el mundo aristocrático del momento el poderío económico familiar. Sin embargo debido a diferentes cuestiones el palacio y los jardines quedaron inconclusos y al poco tiempo fueron abandonados.

Tanto la finca como el palacio pasó a propiedad del ENCE que la utilizó como plantación de eucaliptales para la planta de Celulosas en Huelva.

En el año 1982 la finca y la casa pasa a ser adquirida por el ICONA que la incluye dentro del patrimonio de Doñana y comienza los trabajos de rehabilitación del palacio para convertirlo en el espléndido centro de recepción de visitantes  que es hoy en día.

Junto al Palacio del Acebrón se encuentra el  conocido como Charco del Acebrón que es una Lámina de agua relativamente grande que acoge a gran cantidad de especies de flora y faunas, algunas exclusivas de este entorno como las Turberas que son zonas de especial interés natural.

Circundando el Charco se encuentra un sendero circular de unos dos kilómetros de longitud donde se puede observar las características formaciones boscosas de Doñana, y si tenemos suerte incluso podremos disfrutar de la fauna típica, sobre todo de aves como los milanos negros e incluso alguna de las variedades de águilas hasta las imperiales.

Gracias al guía de Adivine Tours and Wine, la visita es mucho más entretenida e interesante ya que son muchos los detalles y las explicaciones que realiza de todos los elementos, tanto desde el aspecto natural como del etnológico, ya que el palacio del Acebrón acoge una exposición muy interesante sobre la forma de vida del hombre y la mujer marismeña y los oficios tradicionales del entono a Doñana.

Terminada la visita al espectacular Palacio del Acebrón y su entorno ponemos rumbo hasta la aldea de El Rocio, para disfrutar de un ecosistema totalmente diferente al del bosque, en este caso la Marisma de Doñana, que es el ecosistema más extenso de todo el parque.

A vista de ojos inexpertos podemos pensar que la marisma es toda por igual, pero vuestro guía os explicará que nada más lejos de la realidad y como existen muchos pequeños ecosistemas dentro de la gran marisma, así podremos encontrar:

La Marisma Dulce donde el agua proviene de lluvia, es dulce y presenta una rica vegetación.

Los Lucios de agua salada que suelen secarse por completo presentando el típico cuarteado del terreno desecado en la época estival.

La Marisma Alta que se encharca solamente épocas de muchas lluvias. De terrenos arcillosos

Las Vetas y Vetones, que son terrenos que se elevan por encima del nivel medio formado pequeñas islas que son refugios de aves y raramente se inundan y por ellos son zonas de nidificaciones.

Los Ojos de las Marismas que son suaves depresiones que nunca se secan y son afloramientos naturales de aguas dulces.

Como comentamos anteriormente la visita guiada a Doñana nos permite conocer plenamente los secretos que el parque natural nos guarda y recomendamos encarecidamente contar con un guía experto que nos pueda explicar cada uno de los ecosistemas y podamos preguntar todas nuestras dudas. Así mismo nos guiará con el avistamiento de aves en los diferentes “Hides” o miradores de aves a los que nos conducirá.

Además disfrutaremos de unas vistas espectaculares de la Aldea del Rocío así como de lo típicos batallones equinos que están esperando a la Saca de Yeguas en los alrededores de la Marisma.

Finalizada la visita al entorno de las Marismas de Doñana pondremos rumbo hasta Bollullos par del Condado para visitar una de las bodegas tradicionales más emblemáticas de la denominación de origen del Condado: Bodegas Iglesias

Bodegas Iglesias

La visita guiada, a parte de por el personal de Adivine Tour and Wines, que son expertos en el mundo del vino, contará con las explicaciones y comentarios por parte de los propios empleados de la bodega o del mismo propietario: José Manuel Iglesias.

Bodegas Iglesias es una pequeña explotación familiar que mantiene tras generaciones intacto el gusto por el buen vino de la zona basada en la uva Zalema, que da nombre a uno de sus vinos de más reputación: el “UZ” y el “UZT” (uva zalema y uva zalema tardía)

UVA ZALEMA

La uva del Condado de Huelva

Durante la visita se nos explican todas las labores relacionadas con la producción de vinos, el envejecimiento en Solera y Criadera, el envasado y la comercialización. Todo perfectamente explicado, recorriendo todas las instalaciones de la bodega. Además todo regado de anécdotas y detalles curiosos como los diferentes poemas o fandangos escritos por los propietarios en las diferentes botas. Todo ello hace  que la visita se te haga siempre corta y te quede con ganas de conocer más detalles interesantes.

Bodegas Iglesias son pioneros en el Enoturismo y están apostando claramente por unir el mundo del vino con eventos culturales y turísticos que den valor a su producto. Así que organizan todos los años diferentes eventos que unen ambos mundos como por ejemplo los concursos de Cata a Ciegas por Parejas donde las diferentes parejas deben coordinarse para realizar diferentes pruebas relacionadas con las catas de vinos.

Otra de las actividades culturales que organizan y que ya se están convirtiendo en un clásico dentro de las actividades culturales del condado onubense son los concursos de Pintura Directa donde diferentes artistas pintan cuadros con diferentes técnicas en directo con alguna temática en común propuesta por el concurso y siempre relacionada con el mundo del vino.

Una de las zonas de la bodega que más llama la atención es la zona dedicada a producir vino para misas, que se encuentra decoradas por estampas y cuadros de la Virgen y de diferentes santos y patrones que son donaciones de los visitantes y que a modo de pequeño altar acompañan a las diferentes botas donde envejece el vino para su posterior consagración.

Finalizadas las explicaciones, al final de la visita nos dirigirán a la Sala de Catas donde podremos probar las diferentes variedades de vinos que Bodegas Iglesias produce: Los ya mencionados UZ y UZT, los vinos de naranja PAR, los dulces como el Ricahembra, etc.

La cata acompañada de diferentes tapas pone un rico colofón a la visita. Pero con un poco de suerte, ya que no forma parte de la visita, podéis tener el privilegio de conocer la propia Sacristía de la Bodega, donde se guardan las diferentes Madres de los vinos que producen.

Una vez concluida la visita a las bodegas tenemos la opción de finalizar con una visita al casco histórico de Almonte guiado por los compañeros de Adivine Tour and Wine, después de comer en algunos de los magníficos restaurantes de la zona o terminar las visitas regresando a nuestro hotel para recoger nuestro propio vehículo y dar por concluida nuestra estancia de un fin de semana en Matalascañas y el entorno de DOÑANA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *