LA ROMERÍA DE EL ROCÍO: 1ª PARTE

LA ROMERÍA DE EL ROCÍO

Cuando la noche primaveral cae sobre los eucaliptos, y la suave brisa de la marisma es acompañada de un canto lacónico de rezos al ritmo de los campaniles, el Simpecado de la Hermandad Matriz  recorre los último metros entre la muchedumbre para adentrarse en la basílica. Y justo en ese instante, el corazón del almonteño acelera su latido hasta el momento cumbre en el que de un salto, se encarama a lo alto de la reja, y de otro, se postra ante los pies de la Reina de las Marismas para sacarla en volandas en Procesión entre millares de devotos que han decidido acompañar a su Virgen de El Rocío.

EL ROCÍO: ORIGEN

Pero es antes, mucho antes, a finales del siglo XIII, cuando según cuenta la leyenda un cazador encuentra cerca de las marismas una talla en madera de tamaño natural de “la reina de los Ángeles” sobre un tronco. Pensó en llevársela consigo, pero tras recorrer unos centenares de metros este personaje se quedó dormido y al despertar no encontró la “Figura Divina”. Volvió sobre sus pasos y encontró la imagen sobre el mismo tronco de árbol. Maravillado, regresó a su pueblo, a Almonte, dejando en la marisma la escultura.

EL ROCÍO

Casa antigua de los pobladores de las marismas de Doñana

Tal como llegó a su localidad, buscó a las autoridades de la época, civiles y religiosa y regresó a esa zona de la marisma acompañado esta vez con “el clero y el cabildo de la villa”  emocionados al ver lo bien conservada que se encontraba la imagen a pesar de haber estado sometido a las inclemencias climatológicas. Allí mismo y sobre el mismo tronco, para que le sirviera de peana, se construyó una pequeña ermita dedicada a la Virgen que recibió el nombre de la zona concreta donde se encontró: La Virgen de las Rocinas.

EL ROCÍO

Basílica de la Virgen de El Rocío desde la marisma

Este origen legendario, casi místico es el que marca el inicio de una de las mayores fiestas de carácter religioso, podríamos decir que no solo de Huelva, o de España, sino casi también de toda la humanidad, puesto que congrega alrededor de la Basílica de El Rocío a más de  un millón de devotos venidos de todos los lugares.

La Romería de El Rocío es una Fiesta de Pentecostés, donde se celebra la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles, cincuenta días después de pascua de resurrección, conmemorando el nacimiento de la Iglesia Cristiana. Es una fiesta que debe ser de alegría, de primavera, a diferencia de las de Semana Santa que son de duelo.

EL ROCÍO

las yeguas y potros pastan en las marismas junto a la Aldea

Debido a que es una romería de Pentecostés la virgen de las Rocinas cambió su nombre al de La Virgen del Rocío, porque según una oración de post-comunión compara la venida del Espíritu Santo con el del “Rocío de la mañana”. De ahí que se decidiera el cambio de denominación en honor del espíritu santo dejando a un lado la denominación en función de la localización. Esta explicación es igual de valida con el titulo de “Blanca Paloma” que hace referencia clara al Espíritu Santo.

EL ROCÍO

Imagen de la Virgen en su altar

Como toda romería, la Romería de El Rocío aúna en un solo acontecimiento la devoción mariana con una fiesta para disfrutar con familiares y amigos. Esta asociación de conceptos a muchos les resulta compleja, pero no cabe duda que el fervor religioso es el elemento más importante. Ocurre como por ejemplo en otras fiestas religiosas como la Navidad, donde el nacimiento del Mesías es celebrado por todos, con una gran celebración y banquete junto a todos los seres queridos.

EL ROCÍO: LAS HERMANDADES

Para conocer bien el fenómeno de El Rocío no se debe dejar aparte  a las Hermandades. Una Hermandad es un grupo de romeros y romeras, de peregrinos y peregrinas que conforman un colectivo con elementos comunes, pero siempre destacando la devoción a la Virgen de El Rocío.

Existen hermandades filiales o no filiales de la Hermandad Matriz de Almonte, pero en definitiva se ocupan de organizar todo lo necesario para realizar la peregrinación hasta El Rocío y todos los actos religiosos que allí se celebran.

Cada hermandad dispone de su Simpecado, que es un  emblema en forma de estandarte con la imagen de la virgen del Rocío, sobre tejidos nobles y con bordados en oro y otros tipos de filigranas.  Verdaderas obras de arte, que son trasladas en carro habitualmente tirados por bueyes, durante las peregrinaciones, desde las sedes de las hermandades, en sus diferentes localidades de origen, hasta las Casas de las Hermandades en la Aldea del Rocío.

EL ROCÍO

Simpecado de la Hdad. de Huelva

Las Medallas son otro elemento fundamental en la hermandad ya que cada hermano tiene la suya y es el símbolo de pertenencia a la hermandad. Son reproducciones en metales ennoblecidos con la imagen de la Virgen y otros elementos que distinguen a cada hermandad.

MEDALLAS DE LA HERMANDAD DE ALMONTE (HDAD. MATRIZ)

Se fabrica en metal dorado, con forma oval. Coronada por una Corona Real y las letras alfa y omega. Además de la imagen de la virgen lleva el escudo pontificio y el escudo del Reino Castilla y León ya que Almonte pertenecía a este reino durante la fundación de la hermandad.

 

MEDALLAS DE  LA HERMANDAD DE HUELVA

Se fabrica en metal plateado, con un cordón verde. Aparte de la imagen de la Virgen lleva en la decoración un Ancla y una Torre que forma parte del escudo de la ciudad.

Para disfrutar de todos los aspectos de la romería de El Rocío no es necesario pertenecer a ninguna hermandad, pero si es muy recomendable hacer El Camino de peregrinación bajo la tutela de alguna de las Hermandades que parten hasta El Rocío.

ROMERÍA EL ROCÍO-09

Romeros de la Hermandad de Emigrantes preparados para iniciar “EL Camino”

Primero por el tema de seguridad y de permisos,pensad que estos caminos en muchas ocasiones discurren por el Parque Natural de Doñana y sólo las diferentes hermandades tienen permisos especiales y únicos para recorrerlos. Segundo, porque hacer la peregrinación con una Hermandad te permitirá conocer de primera mano todas las vivencias romeras de esa hermandad y disfrutar de todos los matices que rodean las peregrinaciones rocieras.

EL ROCIO: EL CAMINO

Se denomina El Camino a las diferentes peregrinaciones que cada hermandad realiza desde su localidad de origen hasta la aldea de EL Rocío. Como es lógico este Camino es muy diferente en función del lugar de procedencia, igual como el tiempo de peregrinación. No es lo mismo ir a El Rocío desde Hinojos que desde Ayamonte, o desde Las Palmas de Gran Canarias, o de cualquier parte del mundo ya que existen hermandades y agrupaciones romeras en prácticamente todos los continentes.

EL ROCÍO

Hermandad de Emigrantes al poco de salir de su Casa de Hermandad en Huelva

La peregrinación se suelen  iniciar con una misa Rociera en cada sede de Hermandad donde confluyen todos los romeros. Al toque de flauta y tamboril y con lanzamientos de cohetes se inicia una larga marcha procesional donde van desfilando los hermanos y hermanas y todos los romeros, ordenados en función de diversos factores como si son jinetes, peregrinos a pie, en carroza con tiro animal, con tractores, etc. Cada hermandad tiene estipulada esa organización de acuerdo con las autoridades correspondientes.

La salida de las diferentes hermandades de sus poblaciones supone la paralización casi total de las diferentes localidades. Por ejemplo en Huelva la salida de la Hermandad de Huelva o la de Emigrantes, supone el desfile de miles de persona a caballo y cientos de carros, charrets, etc, que durante horas desfilan para atravesar la ciudad y hacer presentación de los diferentes Simpecados  delante del ayuntamiento.

EL ROCÍO

Hermandad de Huelva por la calles onubenses

Una vez abandonada la ciudad o la localidad de origen, el desfile de romero se dirige a hacia EL Rocío por antiguos caminos, siempre que sea posible, o por carretera cuando no hay más remedio. Sin embargo, una vez llegada las diferentes hermandades a El Condado y al entorno de Doñana es cuando los Caminos ganan sin duda en belleza, fundiéndose los romeros con la naturaleza, y viviéndose las jornadas más intensas de la peregrinación y también si cabe las más duras, por el tipo de terreno por el que discurren las diferentes hermandades y por el cansancio acumulado.

EL ROCÍO

Carrozas tiradas por mulos en las arenas del Camino (Imagen cortesía de Naturaleza y Viajes)

Cada hermandad tienen estipulado históricamente (y organizativamente) una serie de puntos geográficos o de parajes donde harán noche en el camino.  Las Noches del Camino son míticas porque se unen la devoción a la virgen, con rezos de Rosarios a los Simpecados, y las diferentes reuniones de hermanos y hermanas con sus amigos y familiares en torno a una buena hoguera, cantando y bailando, compartiendo la comida y la bebida entre todos los peregrinos que se acercan. Para muchos romeros y romeras son los mejores momentos de toda la peregrinación Rociera.

EL ROCÍO

Hermandad de Huelva cruzando “El Charco” (Imagen cortesía de Naturaleza y Viajes)

Pero si por algo es singular algunos de los Caminos de las Hermandades de El Rocío es por atravesar el Parque Nutural de Doñana. Sobre todo para Hermandades de Cádiz y de las poblaciones de Sevilla y Huelva que se encuentran en la zona del Pre- Parque. Este echo causa una gran controversia entre los  “rocieros” y los que no lo son. Lo cierto es que todo el transito se realiza de forma organizada evitando que la repercusión medioambiental sea más elevada de lo necesaria.

EL ROCÍO

Simpecado de la Hermandad de Huelva entre el Polvo del Camino (Imagen cortesía de Naturaleza y Viajes)

Para ello se establece el Plan Romero que coordinan las autoridades civiles y las hermandades, y con la colaboración de miles de voluntarios y los cuerpos de seguridad del estado, se afanan en que todo el transito de romeros sea seguro, organizado y respetuosos con el medio ambiente tan singular que rodea a la aldea de El Rocío.

Algunos lugares emblemáticos de los distintos Caminos del Rocío son, entre otros:

El cruce del río Guadalquivir de las hermandades de la provincia de Cádiz en el Bajo de Guía en Sanlúcar de Barrameda.

El Vado de El Quema donde muchos peregrinos reciben el Bautismo Romero de las Hermandades que entran desde Sevilla.

El arroyo de la Cañada, conocido como El Charco, donde los peregrinos que viene por el Camino de Moguer (la mayoría de la provincia de Huelva) reciben su Bautismo Romero.

El puente del Ajolí lugar de confluencia de muchas de las hermandades y puerta a la aldea de El Rocío.

La llegada de la Hdad. De Huelva a la aldea de El Rocío, por el paso de las “Tinajas”.

Menos conocido pero también espectacular es el paso de la Hermandad de Huelva por la Comandancia de Marina en el Puerto de la ciudad, donde la marinería canta una salve Rociera acompañados de miles de persona que confluyen

EL ROCÍO: LA ROMERÍA EN LA ALDEA

Una vez realizado los diferentes Caminos las hermandades llegan a sus Casas de Hermandad donde se los Simpecados son  guardados en pequeñas capillas, donde se les reza y canta.

La casa Hermandad se suele reservar a los Hermanos y Hermanas Mayores, así como a los que presentan más antigüedad, etc. Todo está recogido en los estatutos de cada Hermandad, pero no suele haber muchas diferencias entre las mismas. El resto hermanos y hermanas, y de romeros en general, se distribuyen en diferentes casas en propiedad o en alquiler, en zonas de acampada, etc. Durante dos o tres días se fusionan la fiesta más popular con los diferentes actos religiosos de veneración a la Virgen y a la llegada del Espíritu Santo.

EL ROCÍO

Azulejo conmemorativo de la visita del Papa Juan Pablo II a la Basilica de El Rocío, coronado por el emblema papal.

Ya hemos hablado de esta particular simbiosis donde se une lo meramente festivo, con lo religiosos, pero son indivisibles y uno no tendría razón sin el otro y conviven de una forma ordenada y no excluyente y se encuentra imbuido en el ADN de los Rocieros y Rocieras.

Los actos religiosos o litúrgicos se pueden resumir en:

  • La presentación: Donde cada hermandad se presenta ante la Virgen de El Rocío
  • El Rosario del sábado: Que durante la noche del Sábado reza el pueblo de Almonte.
  • Misa Pontificia: La mañana del domingo de Pentecostés, presidida por el obispo de Huelva y con la presencia de todos los Simpecados de las diferentes Hermandades.
  • El Rosario del Domingo: Se va acercando el punto culminante de toda la romería y todos los romeros y romeras se unen en una infinita procesión de Hermandades y Simpecados rezando el Rosario y otras oraciones y  salves
  • Y finalmente la Procesión.

QUIERES LEER LA SEGUNDA PARTE DE ESTE ARTICULO.

HAZ CLICK AQUÍ.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *