A una hora de: Jornada 2ª

Segunda Jornada del evento “A una hora de: #SaboraHuelva” que muestra diferentes lugares de la provincia a un grupo de más de 40 influenciadores en la red, para que conozcan las maravillas de nuestra tierra. En esta jornada de sábado visitaremos Moguer, Rociana del Condado, Punta Umbría y degustaremos lo mejor de la gastronomía de mercado onubense de la mano de Almenta.

Os habíamos terminado la jornada anterior en el Mosquito Club del Paseo de la Ría y el grupo de compañeros y compañeras ya se retiraban, porque la jornada del sábado presentaba dura en cuanto a longitud de contenido y había que estar descansado.

A la mañana siguiente estábamos citado a las 9:00 en la puerta de la Casa Colón donde nuestra flota de Mercedes Benz nos estaban esperando. La verdad es que la fila de vehículos todos alineados frente a la casa colón lucía espectacular, y como ya comentamos en el artículo anterior por donde fuera que pasáramos íbamos causando sensación.

Establecidos los diferentes grupos y decidido los conductores y conductoras pusimos rumbo la caravana a Moguer. Si hubiera dependido de nosotros hubiésemos tomado un itinerario más turístico y cultural que hubiera pasado por la Punta del Sebo, ver el monumento a la Fe Descubridora o a Colón, según seas de una idea o de otra, como ya bien se explico en el artículo correspondiente al monumento de Miss Witney.

MONUMENTO EN LA PUNTA DEL SEBO

Después hubiésemos dado un paseo aunque fuera en coche por La Rábida,siempre hubiera existido la posibilidad de comentar nuestro articulo sobre el Monasterio de la Rábida, para finalmente atravesar Palos de la Frontera hasta Moguer.

MONASTERIO DE LA RÁBIDA

Sin embargo la ruta que seguimos fue quizás la más rápida y cómo, pero menos bonita ya que tomamos la autopista y la salida por San Juan del Puerto, pero ni siquiera pasamos cerca del pueblo, para llegar directamente a Moguer. Entendemos que quizás logísticamente hubiese sido más complicado atravesar con la caravana de más de diez Mercedes todos los pueblos.

 


En Moguer dejamos los coches en la plaza junto al Convento de Santa Clara, lo que nos dio la oportunidad de hacer algunas fotos de los coches con tan espectacular fondo.

La primera parada como es lógico en el ayuntamiento de Moguer donde fuimos recibido por las autoridades competentes y los técnicos locales de Guadalinfo, y se nos hizo un resumen de todo lo que íbamos a poder disfrutar recorriendo las calles de Moguer, pueblo natal de Juan Ramón Jiménez.

Tras el paso por el consistorio una guía local nos acompañó por los diferentes rincones de Moguer que fueron escenarios de uno de los más famosos libros de Juan Ramón:

Estos diferentes escenarios forman todo un Museo al Aire libre dedicado a la obra juanramoniana ya que diferentes esculturas adornan cada rincón con figuras del libro. Al mismo tiempo las paredes está decoradas con azulejos con pasajes escritos del libro que hacen referencia a la escena que se representa.

Creo que todos nos quedamos con ganas de visitar la Casa Museo de Juan Ramón, pero el tiempo que teníamos era muy breve y teníamos una agenda apretada. Aun así recomendé a algunos compañeros y compañeras que cuando tuvieran ocasión se pasaran por la Casa Museo o que es su defecto leyeran nuestro artículo sobre la mismas. (bueno mejor que hagan las dos cosas)

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ: Casa Museo

Visitamos la Iglesia de Nuestra Sra. de la Granada, que es la de mayor tamaño de toda la provincia de Huelva, y que de su torre/campanario decía Juan Ramón Jiménez: “la torre de Moguer de cerca, parece una Giralda vista de lejos“.

Antes de recoger los coches tuvimos la oportunidad de descubrir en el interior del Convento de Santa Clara y todo el patrimonio que atesora en su interior: Desde las diferentes estancias conventuales, el Sillar del Coro original, único en el mundo por su estructura Mudéjar, la iglesia del convento que fue la primera iglesia que vistió Cristóbal Colón a su regreso a del descubrimiento. Etc.

Tenemos pendiente terminar de escribir un artículo completo sobre el Convento de Santa Clara, que prometemos retomar y publicar antes de que acabe el año.

Volvimos a cambiar de Mercedes, la idea es ir probando el mayor número de modelo para descubrir las magnificas posibilidades de cada vehículo. Nos despedimos momentáneamente de Moguer y nos trasladamos a la localidad de Rociana del Condado.

En Rociana del Condado dejamos los vehículos junto a la Iglesia de San Bartolomé y el Ayuntamiento, donde como siempre fuimos recibidos por las autoridades competentes.

Rociana del Condado es un pueblo de unos siete mi habitantes que tiene un rico patrimonio cultural y que se dedica fundamentalmente a la agricultura, al mundo del vino y a la explotación de Berrys.

Las calles del centro como la calle Sevilla dispone unas antiguas casas señoriales que demuestran la fortaleza económica que vivió el pueblo antaño y como poco a poco vuelve a resurgir gracias a la agricultura de los Frutos Rojos y resurgimiento de la cultura del vino, apostando por cultivos de calidad de nuestra típica uva Zalema.

Otra muestra de la riqueza, en este caso cultural es el hecho de que Rociana del Condado fue de los primeros pueblos de toda la provincia de Huelva con contar con una Casa de la Cultura Odón Betanzos donde se acoge una de las más importantes bibliotecas de todo el condado onubense. El edificio de corte moderno, cuenta con una cúpula pintada con una serie de frescos, que es orgullo de todo el pueblo.

Orgullo del Rociana del Condado es también su magnifico Casino que es una sociedad formada por 940 socios y fundada en 1904, que es tambien un referente cultural a nivel nacional, porque desde hace muchos años organiza una serie de charlas y coloquios con lo más granado del panorama cultural español.

En el Casino se realizan diferentes exposiciones artísticas a lo largo el año, y sirve de punto de encuentro de los rocianeros y rocianeras en torno al vino. Allí, la Cooperativa Vitivinícola nos ofreció una degustación de vinos de su producción directamente “venenciado” desde la bota, que hizo las delicias de los presente y obligó a más de un compañero de abstenerse de volver a conducir.

La ultima parada, antes de tomar los coches, fue a la Iglesia de San Bartolomé, donde apenas hacía unos meses habíamos realizado un reportaje fotográfico mostrando las Cruces de Mayo en Rociana del Condado. Nos impresionó ver el recinto de la iglesia en silencio y recogimiento, todo lo contrario al día de la cruces que estaba abarrotada de cientos de “fieles” a las cruces de Mayo.

CRUCES DE MAYO EN ROCIANA DEL CONDADO

Terminada la visita a Rociana del Condado nos dispusimos a volver a Moguer, donde teníamos concertado la comida en diferentes establecimientos colaboradores. Así cada grupo de coche tenía establecido un bar o restaurante, dando mayor cobertura a los diferentes negocios.

Nuestro grupo tuvo la suerte de conocer el Bar Restaurante Reyes donde pudimos degustar una serie de tapas y raciones típicas de establecimiento como el Bacalao a la marinera etc.

Terminada la comida volvimos a reagruparnos todo el grupo y poner rumbo a Punta Umbría. Esta vez me tocó viajar como pasajero, con la suerte de que en el turno de coche, nos correspondía uno de los automóviles con las plazas traseras más amplias que jamás he tenido la ocasión de probar: un Mercedes Benz C-200D

Al llegar a Punta Umbría y tras la habitual parada en el Ayuntamiento, donde fuimos recibidos por las autoridades correspondientes, y se nos presentó los diferentes proyectos de promoción turísticas de la localidad y su apuesta firme por el deporte y el medio ambiente.

Uno de los que nos pareció más interesantes era la conmemoración del 75 aniversario de la Operación Mincemeat y la aparición del cuerpo del enigmático William Martin en las playas de Punta Umbría.

La siguiente parada del tour, nos llevaba directamente a la Playa de Punta Umbría, concretamente a la Punta de los Ingleses, donde nos esperaban una serie de actividades náuticas, recreativas, para los más valientes y una serie de cocteles y frutas en uno de los lugares más atractivos de la costa de la Luz: El Mosquito Club.

El Mosquito Club es más que un chiringuito de playa, que también lo es, pero es algo más como bien hemos comentado. Es un referente para todos los Clubs de Playa, porque fue de los primeros en apostar por un servicio de calidad, unido a una serie de actividades, culturales, deportivas entorno al mar y lúdico festivas que hacen las delicias de todo tipo de público. Lo mismo hay actividades para niños y niñas, lo mismo hay algunas jornadas de visionado de estrellas, como música y conciertos en directo. Una forma de entender el negocio del entretenimiento que poco a poco se está extendiendo no solo por toda la provincia, sino que es referente, como dijimos anteriormente,  en toda la costa andaluza.

Tras las actividades acuáticas y la degustación en el Mosquito Club una guía del ayuntamiento nos acompaño en un paseo a pie por las calles de Punta Umbría, descubriendo a los compañero y compañeras los encantos culturales de la localidad.

Pasamos por la calle Almirante Pérez de Guzmán, más conocido por todos como el Paseo de la Ría y nuestros acompañantes pudieron descubrir la playa de la ría de Punta Umbría y sus bondades climáticas, como nosotros os lo descubrimos en nuestro artículo sobre el Paseo de la Ría de Punta Umbría.

PASEO DE LA RÍA EN PUNTA UMBRÍA

También pudimos contemplar edificios que se asemejan a la típicas constricciones de los británicos en Punta Umbría, aunque como bien nos comentó una de las actuales propietarias: “Esta casa la construyó mi abuelo que era de Huelva y nada tenía que ver con los ingleses”. Sin embargo el parecido en cuanto a forma y funcionalidad es muy similar.

Finalmente llegamos hasta la Torre Umbría (torre almenara), una de las torres de vigilancia que se mandó construir durante el reinado de Felipe III para defender y avisar de posibles ataques de corsarios a las costas onubenses.

Esta torre forma con otras varias toda una red de comunicación que a través de antorchas y columnas de humo avisaban, de unas a otras y al resto de los pueblos, del posible peligro que les acecharan. La Torre Umbría, o torre Almenara, como se le conoce en la localidad costera, actualmente se encuentra en pleno núcleo urbano, pero ayuda a comprender como era la estructura de la playa, antes del boom urbanístico, que aunque no lo quieran lo iniciaron los Británicos de la Compañía Riotinto Ltd.

Prácticamente sin tiempo para despedirnos de Punta Umbría y con un retraso acumulado bastante evidente pusimos rumbo de nuevo a Huelva, donde nos esperaba uno de los platos fuertes de la jornada: Una degustación de Cocina de Mercado cien por cien onubense en Restaurante Almenta, uno de los nuevos templos de la gastronomía onubense.

Si siempre hablo de las “maravillas de nuestra tierra” y de lo “espectacular” que es todo en Huelva, me faltan epítetos para describir lo que fue esta experiencia, como ya he comentado en otras ocasiones, disfrutamos tanto del menú que hasta se nos olvidó hacer fotos o casi…

La recomendación a que descubráis por vuestra cuenta las maravillas de Almenta, creo que es el mejor comentario que os podemos hacer al respecto.

De hecho, el Restaurante Almenta de la mano de su propietario y chef Jose Almenta organiza diferentes degustaciones como la que tendrá lugar el próximo día 20 de julio donde ofrecerá un servicio de 12 tapas con su correspondiente maridaje. Si tenéis la oportunidad, no os perdáis, este evento o cualquier otro que organice en un futuro, o simplemente acercaros a disfrutar de su sensacional carta, cualquier día de la semana.

Finalizada la degustación, extasiados por los sabores y agotados por la larga jornada de “trabajo” pusimos rumbo, igual que en la jornada anterior, unos directamente al merecido descanso y otros a disfrutar de otra noche mágica del Black Music Festival

Os dejamos para finalizar el vídeo resumen oficial de esta Segunda Jornada

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *